Sangre & Relojes


-Te contare una historia…tengo algo para leerte, que descubrí hace un tiempo y que te sorprenderá.- Aseguro mi tía abuela Cota- Esto es mucho mas antiguo que la casa, que su padre y que todo, esto se refiere al primero de todos… Como la mayoría de argentinos, nosotros somos descendientes de inmigrantes. Exactamente de la ola inmigradora, de principios del siglo XIX, venimos de Génova, Italia……

– Me encantan las historias, contame que descubriste y ese librito amarillo?- pregunte con sincera curiosidad- Es del Doctor José Antonio Wilde, lo público en Buenos Aires en 1908, se llama “Buenos Aires desde 70 años atrás” , escucha lo que dice en el capitulo XII:
2008-1.jpg

“…Después de la inmigración inglesa, particularmente por los años 1821, 1822 y 1823, no se notaba entrada remarcable de extranjeros al país, en calidad de inmigrantes.Había entonces pocos alemanes. Hoy, (por 1908) como todos saben, constituyen una inmigración importante, sobria, honrada y laboriosa. Figuran en ella hombres inteligentes e ilustrados. En la época de Juan Manuel de Rosas, creemos que en 1845, empezó la de gallegos, consignada a la casa de Llavallol o hijos. Estos se desparramaban por la ciudad y campaña, en calidad de sirvientes, en cuyo carácter no demostraron ciertamente haber inventado la pólvora; o bien como peones, para toda clase de trabajo. Venían acumulados en buques de vela, haciendo, por consiguiente, un viaje largo y penoso. Los primeros casos de fiebre tifoidea que empezaron a sentirse en el país, de carácter alarmante, datan desde el arribo de esas barcadas a nuestras playas. Hemos tenido ocasión de notar poco después en el Hospital General de hombres, gran número de casos, algunos del peor carácter, entre esos inmigrantes, debido, sin duda, al hacinamiento en una larga travesía, alimentándose casi exclusivamente de carne salada, probablemente no en muy buenas condiciones, y luego comiendo desordenadamente de la fresca que encontraban aquí en abundancia. Rosas obligó a estos infelices al servicio de las armas. ¡Bello sistema de atraer inmigración! De entre los gallegos jóvenes, y con algunos rudimentos, eligió don Juan Manuel los de mejor letra (y la letra oficial era entonces la española), y los destinó para escribientes. Entre el gran número de extranjeros que hoy viven en estrecha unión con nosotros, forma un importante grupo la colonia española. Población dada al trabajo y de buenas costumbres, encontramos españoles en todas las profesiones útiles y contraídos a todas las industrias; españoles de alta inteligencia como Mora, Villergas, etc., han visitado nuestras playas hospitalarias en diversas épocas…”

Pero eso que tiene que ver con nosotros? Pregunte intrigado- Escucha bien esta parte, pon atencíon:

“..Empezaron luego a venir los vascos; aquí aparecieron con su boina, su ancho pantalón, su andar especial, su aire satisfecho, formando, notable contraste con el resto de la población, que vestía la librea que Rosas nos había impuesto, a extremo de que ver un hombre, era ver a todos, en cuanto al traje. Sólo después de caído Rosas, tomó nuestro país el aspecto cosmopolita que hoy presenta, tanto en traje como en costumbres. Empezaron a venir los vascos, decíamos; magnífica inmigración, compuesta, en su mayor parte, de hombres atléticos, honrados y laboriosos, dedicándose entonces casi todos ellos a trabajos de saladero. Más tarde, fueron más variadas sus ocupaciones, haciéndose labradores, lecheros, horneros, etc. Algunos se ocuparon como picadores en las tropas de carreta, habiendo llegado hoy muchos a ser dueños de tropas bien organizadas, con peones vascos también; haciendo largas travesías en nuestra campaña, tan familiarizados ya con esta clase de trabajo como el hijo del país. Otros tienen buenas majadas y aun rodeos; en sus establecimientos se nota aseo, prolijidad y buen gobierno. Otro ramo de industria a que se han dedicado con especialidad es el de tambos en grande escala, en los alrededores de la ciudad, en los partidos de Quilmes, Flores, Morón, etc.; algunos de sus propietarios están hoy ricos.

Casi no se ve en el día, en las calles de la ciudad, un lechero que no sea vasco. Sobrios y de buenas costumbres, aunque ahorrativos, son gastadores en sus reuniones. Son muy trabajadores y no se oye de crímenes perpetrados entre ellos; sin embargo, sabido es que no hay regla sin excepción, y en prueba de ello, en 1846 un vasco-francés asesinó del modo brutal al infortunado corredor Achinelli. Este señor, era cuñado del señor Bayá, también corredor afamado de aquellos tiempos. El vasco pidió a Achinelli llevase a su habitación 1700 pesos oro, y que allí le abonaría su importe. Mientras que Achinelli contaba el oro, le asestó un terrible golpe en la cabeza, dándole luego varias puñaladas. El tiempo ha venido a demostrar que ésta fue una verdadera excepción en una población tan moral y laboriosa…”

– Increíble, no me gusta como describe a las personas, pero ese último párrafo pareciera que estaba en el lugar del hecho y que sucedio? Seguramente nunca apresaron al asesino y las personas siguieron con su vida normalmente, era corredor de bolsa? Asesinado? Bayá? y como se llamaba el asesino?- intentando reconstruir el episodio…

(Don Juan Manuel de Rosas, amado & odiado por igual)

 

–No!, No! Claro que no, vos pensas que ese hecho iba a pasar como si nada, con Don Juan Manuel de Rosas, estas equivocado! Te contare lo que Yo se de este hecho y de como termino la cruel historia:

“ Este hombre, se llamaba Esteban Achinelli, (con “i” y no con “y”) se caso con Antonia Bayá y de esa union sabemos que en 1834 nació Felipe, padre de Estevan Felipe Achinelly (el del palacio). Este hombre fue el primer Achinelli en suelo Americano, con su cuñado eran socios, hacían las veces de corredores de bolsa, cambio de monedas y algún que otro menesteres en la Buenos Aires colonial, que era un crisol de razas…la madrugada fría sobre el puerto de Buenos Aires, gris y húmeda de sangre, que inundaba los pasillos de la posada de recién llegados. .. A lo lejos en el horizonte el paisaje era el mismo, otro Nao cargado de europeos, llenos de esperanzas divisaba el viejo Puerto…El asesino debio correr contra el tiempo. Tuvo que limpiarse la sangre, y ocultar como pudo, el cadáver. Sabemos que le robo todo, hasta el reloj de oro con sus iniciales y se dio a la fuga. Su idea era desaparecer hasta que todo se calme. Pero eso no fue nada sencillo, al poco tiempo los vecinos encontraron el cuerpo, y avisaron a las autoridades. Rosas indignado ordeno a la Mazorca y la Policía, encontrar al culpable y hacerlo pagar por sus crimenes. Tres dias y tres noches, de tension, rastrillando toda la ciudad, dieron sus frutos, finalmente capturaron al asesino.”

-Tía y como se dieron cuenta que fue él, lo torturaron hasta que confeso? – pregunte con algo de incredulidad…

– No, lo descubrieron tratando de vender el reloj de oro de nuestro tatara tatara tatara abuelo. 🙂 él siempre llevaba en su bolsillo. Don Juan Manuel de Rosas lo mando a matar, y quedo colgado un mes en el medio de la plaza publica frente al cabildo. Para que sirva de ejemplo.

– Todo un espectáculo, morboso no?- Ja ja ja aunque era común en esa época.

– Juan Manuel de Rosas en persona le devolvió el reloj a la familia, que estaba destrozada.-Ahora comprendo ese particular odio o miedo de Don Felipe para con Buenos Aires, la familia al final que hizo con el reloj?lo vendieron?

-No, ese reloj lo heredo Estevan, el de la casa, luego mi papa y aun lo conservo. Y para que no lo vuelvan a robar, hace casi 40 años que duerme en la caja de seguridad del banco. Lamentablemente Don Manuel Belgrano no tuvo la misma suerte con su querido reloj. Una pena, ese si ha sido un robo, a toda la Patria…

Lamentablemente tenes razón tía…es una magnifica historia, se que estan robando tesoros de valor incalculable, y la lista se agranda dia a dia y nadie parece verlo… Te aseguro que publicare la historia! mira aqui tengo unas fotografías para monstrarte…

(Este es el Reloj de Manuel Belgrano robado el 5 de junio del 2007 en Buenos Aires si lo encuentra por ahi, por favor regreselo al Museo, es muy importante para todos los argentinos Gracias!)

Anuncios