En el Principio fue el Caos…

in-construction.jpg

A lo largo de todos estos años el Palacio Achinelly se fue adaptando a las necesidades de sus ocupantes, a sus caprichos y gustos. Por supuesto que como toda casa, el paso del tiempo y los arreglos provisorios, no lograron detener el deterioro que ya era grave para el año 2003.

No había que ser un experto para darse cuenta que este hermoso inmueble, de más de 95 años de vida, tenía serios problemas estructurales. Por supuesto que la tecnología y los materiales de 1912, no eran los mismos de ahora. Si bien las casas en esa época se construían para que duraran por siempre, nadie considero el deterioro producido por la humedad de la zona, (con el cambio climático incluido), la tasa de polución, la explosión demográfica de la ciudad en la segunda parte del siglo XX y mucho menos los destrozos producidos por la dictadura militar.

La primera modificación importante, la realiza el propio Estevan Achinelly, en el patio abierto que existía sobre calle 11, sobre el fondo lindero a la casa.

 

El decide hacer un bonito garaje de 3.80 metro de ancho, por 6.60 metros de largo, con un pequeño baño (de 1.50 metros por 1 metro) y con un cielo raso a 4.30 m. Esta construcción se comunicaba a la casa por una puerta, situada al final del pasillo de la entrada de servicio y a los pies de la escalera pequeña.

Esta construcción, hoy no existe. Seguramente, en la etapa donde funciono el “sanatorio”, se demolio, para dar un mejor acceso a una ambulancia. Aunque las dimensiones no serian las adecuadas para maniobrar una ambulancia de esa época. Además de que se modificaron ciertos ambientes para convertirlos en dependencias, consultorios, habitaciones para los pacientes, un sala de urgencias, un quirófano y hasta la vieja cocina pasó a ser una morgue…Sabemos que hace 40 años, este patio abierto se aprovecho para ampliar las instalaciones de Radio Provincia levantando un edificio de la misma altura que la casa.

El deterioro se podia ver a simple vista. Grandes huecos en el cielo raso, producto de filtraciones, goteras, rajaduras en el exterior y en el interior, tal vez la mas grande en el descanso de la escalera principal. Cada piso tenía sus problemas, y sus desastres. Desde las lucarnas rotas en la azotea y filtraciones de todo tipo, líos de cables, hasta el sótano comprometido, desde habitaciones convertidas en depósitos de “cosas” oxidadas hasta ausencias de extiguidores de incendios o matafuegos.

Un verdadero desafió que encararon el equipo de trabajo y de restauradores, junto con los Arquitectos Ordas y Fontana. Según me comentaban ellos mismos, la etapa de mayor deterioro fue en la época de la dictadura militar, donde se robaron parte de la carpintería original, y literalmente todo lo que les gusto o les llamo la atención. Se tapialaron todas las ventanas de planta baja, se taparon detalles artísticos del edificio con yeso, (no sabemos por que motivo), paredes pintadas de colores extraños, desaparecieron mayólicas, hasta el extremo de levantar columnas y vigas de hormigón en el medio de una sala por que, alguien quería una “oficina privada”.

Cosas difíciles de creer, pero sucedieron, como el robo de los pisos de roble. De las arañas originales de gran porte, o las lámparas del salón de billar, así como numerosos muebles y objetos estilo art. nouveau, nadie sabe donde están, o en que época desaparecieron. Como en toda dictadura, uno de los primeros pasos, son el control total y absoluto de los medios de comunicación. Una forma de manejar al pueblo y Radio Provincia sufrió en carne propia, estos terribles y oscuros años en la Republica Argentina. No solo el daño humano y económico, el daño cultural, y el daño patrimonial, es sin duda, en conjunto, uno de los más grandes que ha sufrido el País y un ataque directo a nuestra identidad como Patria.

rad.jpg

El segundo desafió y hasta más difícil que el primero era convertir el interior del Palacio Achinelly en una estación de radio AM y FM, de última generación. Con la acústica y las tecnología adecuada al siglo XXI. Llevando a LS 11 Radio Provincia con toda su historia y su prestigio a la era digital. Reposicionarla en el mundo y para esto se necesitaba cierta infraestructura que no dañara al Palacio.

(Antes y despues: La medianera de Av. 53 que da a la cochera; y los muchachos trabajando en una nube de polvo)

Tener un sonido “limpio” en el aire no es una tarea sencilla, si en la otra habitación están demoliendo el piso o cambiando los techos. Así que también había que hacer una mudanza, imagínense mudar toda la radio. Otra mudanza más a las tantas que había tenido Radio Provincia y asi comenzo esta increible obra.

(Techos nuevos!!! y apuntalando las paredes como un verdadero equilibrista)

Si bien en el principio fue un caos y a medida que pasaban los meses, parecía una obra faraónica que nunca iba a concluir…

(Trabajo en la azotea y reemplazando los cristales de la lucarna bajo el caluroso verano platense)

pero hoy, después de algo mas de 24 meses de esfuerzos, tanto obreros, artistas, artesanos, y maestros concluyeron los mas de 300 trabajos realizados en todo el Palacio

 

 

 

(Las increibles postales de la restauracion y de la Nueva Radio Provincia)


La Radio esta en casa, y el Palacio volvió a brillar con su esplendor original.


Felicitaciones!!! Todo un logro nuestro, y se hizo acá, en Argentina.

 

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://palacioachinelly.wordpress.com/2007/05/22/en-el-principio-fue-el-caos/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: